Actualización del caso de Miguel Peralta

17 de septiembre de 2019

Ante las paradojas jurídicas y mediáticas; reiteramos la exigencia de: 

¡Libertad Ya! 

El pasado 12 de septiembre, por mandato judicial, Miguel tenía que estar presente en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Huautla de Jiménez, Oaxaca, para repetir su Audiencia Final. Con el falaz argumento de no poder ser trasladado del Reclusorio de Cuicatlán al Juzgado al “no haber unidades, porque todas se encontraban combatiendo el delito”, se canceló y fue diferida para el próximo jueves 19 de septiembre, gracias a la exigencia de que ésta, no fuera postergada en demasía, como lo ha sido el proceso mismo. Con la actuación del Juzgado Mixto, de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Oaxaca y de todas las instituciones involucradas, se corroboró una vez más que el poder caciquil de la familia Zepeda, y en particular de la diputada Elisa Zepeda, continua obstaculizando “el debido proceso”, y con ello, la libertad inminente de nuestro compañero Miguel. 

Afirmamos que la justificación que en esta ocasión dieron en el Juzgado para volver a retrasar la audiencia es una mentira más, ya que al ver que las horas pasaban y no se realizaba su excarcelación, Miguel se comunicó por teléfono y nos hizo saber que desde un espacio del penal, él podía ver estacionadas varias patrullas; unidades con las que usualmente hacen los traslados. Además, nos ha comentado también, que en la semana,  antes y después del jueves, hubo diversas excarcelaciones de otros internos del mismo reclusorio, para ser trasladados a diferentes Juzgados y llevar a cabo sus audiencias. Esta táctica de dilación no es nueva, ha prevalecido durante todo el proceso con muy diversos pretextos, aunque el objetivo es el mismo: evitar que Miguel se defienda, evitar que la verdad se escuche directamente de su voz y derrote a la mentira que lo mantiene preso.

El juez Modesto Isaías Santiago Martínez, el mismo que construyó el expediente 02/2015 en contra de los y las integrantes de la Asamblea Comunitaria de Eloxochitlán de Flores Magón, se los insinuó a los compañeros abogados que mantienen la defensa jurídica de Miguel: es mejor que no se presente a su audiencia final. Nosotrxs preguntamos: ¿para quién es mejor? Sin duda, para Elisa Zepeda, su familia, y el grupo político que la respalda. Ya Miguel lo dijo: “cuando la verdad tumba la mentira se desdibuja en amenazas”. Esas son las amenazas que, en contubernio con la diputada Elisa Zepeda, el Juez de Huautla realizó al no trasladar a Miguel al juzgado. El sentido de esas amenazas es claro: si Miguel se empeña, y nosotrxs con él, a pedir justicia, a insistir en que es inocente y a luchar por todos los medios, jurídicos y políticos, por su libertad, entonces seguirán sin presentarlo, seguirán dilatando el proceso, seguirán castigándolo con el encierro.