Carta del preso politico Herman Bell: ¡Cargos retirados!

Septiembre 27, 2017.

Mis queridos hermanos y hermanas:

Gracias por la avalancha de cartas, tarjetas, llenas de amor y energía que me enviaron en respuesta al brutal asalto que recibí por parte de los guardias de prisión en Comstock, NY – un brutal golpe en el costado de mi cabeza dado por la espalda y azotarme en el suelo. Me protegí lo mejor que pude. Recibí múltiples patadas, puñetazos en la cara y ojos, repetidamente azotado contra el concreto, y dos costillas rotas. Trataron de sepultarme a golpes mas no sabían que soy una semilla. Pero el ardor del gas pimienta en mis ojos y mi boca, fue lo que me quebró -, sin embargo, sigo aquí.

Ahora sé porqué los visitantes llevan dulces y flores al hospital. Yo fui enviado inmediatamente, pero no al hospital sino al solitario por “atacar a los carceleros”, entonces las tarjetas y cartas que me enviaron, fueron mis dulces y flores. ¡Muchas gracias!

Estaba sorprendido, no por la avalancha de apoyo sino por su enormidad.

La gente se está organizando entre sí y se están defendiendo. Ellos se están dando cuenta que no están facultados con los derechos y libertades que creen tener como estadounidenses. En vez de las consideraciones que los estadounidenses merecen – la mayoría de ellos votantes-, son ignorados por funcionarios autoritarios.

La ausencia de atención médica, sufrir por violencia policíaca desenfadada, la falta de un salario, encarcelamiento en masa, experimentar la pobreza e indigencia, y sufrir de un ambiente tóxico. La gente se está defendiendo ante estas injusticias, insistiendo que sus demandas sean respetadas y tratadas.

La injusticia social, la represión, ataques racistas, discriminación, diferencias de riqueza, desempleo, falta de viviendas rentables (la lista no termina aquí), genera olas de descontento feroz el cual está ganando un momento de coraje, convirtiéndose en un verdadero tsunami purificador, una fuerza que es irresistible.

Y esta fuerza son ustedes, la gente, organizándose y luchando. Mis flores y dulces son la avalancha de apoyo para mí, nuestros presos políticos, la masa encarcelada y los que no tienen voz.

Escribirle a cada uno de ustedes (literalmente he recibido cientos de cartas) un “gracias” personal, sería imposible en este momento. Por lo tanto, les mando este “gracias”.

¡Gracias! Les agradezco sinceramente a todos y cada uno por la empatía, coraje, amor y apoyo que me han expresado en el evento se mi ataque recibido. Mantengamos inamovible nuestra lucha para producir un cambio social.

Herman Bell
79C0262
Shawangunk Correctional Facility
P.O. Box 700
Wallkill, New York 12589

Traducción del original aqui: https://itsgoingdown.org/letter-herman-bell-charges-dropped/