Mensaje de solidaridad de Chelsea Manning en el Aniversario 50 de Stonewall (EUA)

Photo credit: Janus Rose / @zenalbatross

El siguiente es un mensaje de Chelsea Manning, quien actualmente está encarcelada por resistir a un gran jurado en Alexandria, Virginia. La declaración fue transmitida por sus defensores el 30 de junio de 2019, durante la Marcha de Liberación Queer de Nueva York, con motivo del 50 aniversario del Levantamiento de Stonewall:

Nota de traducción: si bien el motivo del mensaje de Chelsea fue el aniversario de Stonewall, su contenido es vigente y atemporal mientras no alcancemos de pleno la totalidad del mundo que describe.

Original en https://medium.com/@xychelsea/chelseas-message-of-solidarity-on-the-50th-anniversary-of-stonewall-efa649c4ddf2

Traducido por Hexentanzplatz

Amigos,

Estoy muy triste porque no puedo estar con ustedes en este día.

Hace algunos meses, mientras hablaba por teléfono desde la cárcel con uno de mis amigos en Brooklyn, comencé a darme cuenta. Le dije “recuerdo haber crecido como una niña buscando alguien a quien admirar, alguien de quien aprender y en quien inspirarme. Un modelo a seguir”. Inmediatamente después me di cuenta de que lo que necesitaba cuando era niña ahora está al alcance. Y le dije, “wow, mira a todos esos chicos y adolescentes y jóvenes adultos en la comunidad queer, ellos se han encontrado los unos a los otros”.  Sentí algo tan profundo que me solté a llorar, y también mi amigo. Al final sentí esa palabra que se dice mucho por ahí, sentí ORGULLO. Casi le grito por teléfono “Estoy tan pinche orgullosa de mi comunidad. Estoy orgullosa de todos ustedes. Estoy orgullosa de lo que tenemos, de lo que hemos construido juntos”.

A pesar de todo, nosotros como comunidad enfrentamos desafíos enormes cada día. El mundo se siente más frío y más extraño cada vez. Nuestra sociedad nos recuerda constantemente, tanto de manera obvia como sutil, de la necesidad de cumplir con sus estándares y con sus expectativas. De alguna manera siempre necesitamos de su aprobación.

Nuestros espacios cambiaron. Nuestros barrios se gentrificaron. Nuestras protestas se convirtieron en desfiles. Nuestros actos de desafío se convirtieron en exposiciones. Nuestro amor y nuestra rabia se mercantilizaron, se convirtieron en algo que puede empaquetarse, marcarse y venderse.

Christopher Street, Washington Square, Stonewall, en estas calles, en este territorio que legítimamente pertenece a la gente de Lenape, están escritas la verdadera historia queer y la liberación trans. Todos estos lugares cuentan historias: historias de solidaridad, de amor, de rebelión. Nuestro movimiento por la libertad comenzó aquí, y el hecho de que todos ustedes estén aquí hoy demuestra que está lejos de terminar.

El primer orgullo fue un motín, un disturbio. Pero no permitiremos que esta lucha histórica simplemente se convierta en un eslogan para las camisetas de diseñador. Hoy estamos aquí porque sabemos que no importa lo mucho que digan en nuestra contra las fuerzas del capitalismo, el colonialismo y la supremacía blanca, pues siempre han trabajado y siempre trabajarán contra la justicia queer y trans. Estamos aquí porque sabemos que las tiendas de la marca Rainbow no son signos de aceptación, sino de opresión con un mejor marketing. Estamos aquí porque sabemos que no debería haber orgullo para algunos de nosotros sin liberación para todos nosotros.

Estamos aquí para las mujeres trans de color, que, a pesar de liderar la lucha en Stonewall hace 50 años, continúan siendo atacadas y asesinadas en nuestras calles, cárceles y prisiones, y en nuestras propias comunidades. Estamos aquí por Layleen Polanco, quien hace apenas unas semanas fue hallado muerto en confinamiento solitario en la isla Rikers. Estamos aquí por Johana Medina León, una solicitante de asilo de 25 años de edad de El Salvador, que murió bajo la custodia de ICE el primer día del Mes del Orgullo. Estamos aquí por Ashanti Carmon, Zoe Spears, Muhlaysia Booker y las otras 8 mujeres trans que han sido asesinadas en lo que va del año.

Estamos aquí para nuestros hermanos queer y trans, y todos los niños que han sido separados de sus familias y colocados en campos de concentración en la frontera sur. Estamos aquí por las trabajadoras sexuales y para exigir la despenalización total del trabajo sexual. Estamos aquí por los pueblos indígenas, en cuya tierra ahora marchamos. Estamos aquí porque una sociedad que se basa en las prisiones, la policía, las fronteras y la intervención militar está fundamentalmente en desacuerdo con las vidas queer y trans.

Estamos hoy aquí porque nos negamos a aceptar estas injusticias. Porque creemos en un mundo mejor, un mundo que creamos todos los días. Cada acción que tomamos hace realidad este mundo: lo vemos cuando nos solidarizamos con nuestros hermanos queer encarcelados, lo sentimos cuando reclamamos nuestros espacios y marchamos por las calles, lo experimentamos cuando construimos sistemas de ayuda mutua que permiten a nuestras comunidades prosperar sin la intervención del Estado.

Hoy, espero que mires a tu alrededor y veas este mundo. No es una utopía en el futuro lejano, está aquí. Es nuestra comunidad. Somos nosotros. Tenemos esto.

Su amiga en la lucha,

Chelsea Elizabeth Manning