El gobierno alemán cerró Indymedia

El gobierno alemán cerró el sitio alemán de Indymedia linksunten.indymedia.org, la plataforma para política y organización radical más usada en idioma alemán. También han llevado a cabo redadas en Freiburgo para incautar computadoras y acosar a aquellos a quienes acusan de mantener el sitio, justificando absurdamente en el argumento de que los presuntos administradores constituyen una organización ilegal para destruir la Constitución alemana. Esto representa una escalada masiva en la represión del estado en contra de lo que las autoridades llaman “extremismo de izquierdas”, sugiriendo ingenuamente que existe una equivalencia entre aquellos que buscan construir comunidades más allá de la violencia del estado, y los neonazis que se organizan para llevar a cabo ataques y asesinatos, tal como los de la semana pasada en Charlottesville.

Indymedia fue fundada en Alemania en 2001 como de.indymedia.org; una segunda versión apareció en 2008 como linksunten.indymedia.org. para enfocarse a las políticas radicales de la Alemania del sur, pero pronto se convirtió en la página web más ampliamente utilizada entre activistas de habla alemana. Mientras que la página original de Indymedia técnicamente se desactualizó y fue inundada de troleos, más y más gente se cambió a linksunten.indymedia.org. En 2013, de.indymedia.org fue casi cerrada porque no había suficiente gente involucrada.

En los últimos años, más y más atención se acumuló en torno de linksunten, que ofrece un espacio a la gente para publicar anónimamente. Por ejemplo, en 2011, apareció un comunicado que se atribuía la responsabilidad por un sabotaje, motivado políticamente, a la infraestructura del metro en Berlín. El sitio fue también usado para liberar información sobre fascistas y neonazis. En 2016, un artículo en linsunten presentó la información completa de cada participante en la convención del partido nacionalista de extrema derecha Alternativa para Alemania (Alternative für Deutschland, or AfD), un total de 3000 nombres. Esto atrajo la atención hostil de los partidarios de la extrema derecha para la represión estatal.

Antes de que la cumbre del G20 en 2017 tomara lugar en Hamburgo, los medios corporativos ya estaban poniendo su atención en linksunten, declarando que era una página para la coordinación de los militantes en las protestas anti G20. La AfD comenzó una campaña en contra de la plataforma, lanzando preguntas sobre Indymedia en el parlamento federal y tratando de forzar a los gobiernos locales a prohibir la plataforma y otras formas de infraestructura radical.

Todo esto llevó a la situación actual en la que el Ministro de Asuntos Interiores, Thomas de Mazière prohibió el sitio el 25 de agosto, inmediatamente antes de la elección. El Estado hizo redadas en tres lugares, incluido un centro social, en Freiburg, convirtiendo a la ciudad en un estado policial por ese día. Durante las redadas, presuntamente encontraron ondas y palos, que ahora están siendo usados como futuras justificaciones para su propaganda sobre el terrorismo.

De hecho, Thomas de Mazière está llevando a cabo la agenda de la extrema derecha alemana y los fascistas, así como las metas represivas de la AfD.

Claro que aquellos que mantienen el sitio web no han escrito nada que pueda ofrecer una base legal para este ataque. Incluso las plataformas de medios corporativos ofrecen plataformas a la gente para hablar anónimamente, por ejemplo, cuando miembros del Departamento de Estado hablan a la prensa en condición de anonimato. La escusa que el estado está usando para justificar este ataque es declarar que aquellos que mantienen linksunten conforman una organización oficial con la intención de destruir la Constitución Alemana. Este es un truco legal. Si es exitoso, puede ser fácilmente usado en contra de otras plataformas, revistas, y proyectos, de modo que cualquiera que propague literatura e ideas radicales y que documente activismo y movimientos sociales, se convertirá en un blanco para este tipo de represión y de violencia estatal. Ese es el mensaje que quieren enviar, con el fin de tiranizar a la población entera hasta aceptar que el orden político actual en Alemania persistirá hasta el fin del tiempo.

Este enfoque de mano dura muestra lo espantadas que están las autoridades respecto a que las ideas radicales se están propagando y volviéndose contagiosas después de las exitosas manifestaciones en contra de la cumbre del G20. En julio, Thomas de Mazière dejó lo suficientemente claro en su conferencia de prensa que este asalto a Indymedia es una forma de venganza por la vergüenza que sufrió el Estado durante la cumbre. Esto también muestra lo deshonesto de la extrema derecha y que la retórica estatista es acerca de la libertad de expresión. De hecho, estos hipócritas sólo usan ese discurso para posicionarse a sí mismos de modo que puedan suprimir la expresión de otros. La solución ante la organización fascista no consiste en empoderar al Estado para que controle la libertad de expresión, sino en movilizar a la población general en contra tanto del fascismo como de la infraestructura estatal de los que la extrema derecha quiere apoderarse.

En Alemania y en todo el mundo, necesitamos una teoría radical y práctica; necesitamos espacios donde la gente pueda comunicarse anónimamente, para no ser intimidada por las amenazas gemelas de la represión de Estado y de las tropas de violencia fascista. Con el fin de comprender las luchas y movimientos sociales, de modo que nuestro sentido de la historia no se hunda en el torrente de lo efímero, necesitamos bases de datos que preserven reportes y comunicados. Tal como un autor alguna vez lo dijo, la lucha de la humanidad en contra del poder autoritario es la lucha de la memoria en contra del olvido. Para contrarrestar esta campaña de restricciones autoritarias, ahora es más importante que nunca propagar material e ideas revolucionarios en todos lados y pensar juntos en modos alternativos para comunicar a unos con otros y al público en general, en tiempos de una censura y control que se intensifican por parte del Estado. Mientras cada uno de nosotros tome un mayor rol en esta tarea, más descentralizadas y flexibles serán nuestras redes de trabajo.

“Si vienen por nosotros en la noche, puedes estar seguro de que vendrán por ti en la mañana”.

El ataque a Indymedia es parte de una ofensiva mucho mayor en contra de infraestructuras radicales. En Hamburgo, más de 30 personas han estado en prisión desde el G20 en julio, ve y apóyalos. Y en cuanto a Indymedia, pronto habrá páginas de apoyo. Las publicaremos aquí en cuanto surjan.

Traducción del original aqui: https://crimethinc.com/2017/08/25/german-government-shuts-down-indymedia-what-it-means-and-what-to-do

Traducido por: Hexentanzplatz