Kayaktivistas antioleoducto enfrentan cargos de felonía en virtud de la nueva ley inspirada por ALEC de Louisiana que criminaliza la protesta (EUA)

Los activistas que luchan contra el proyecto del oleoducto dicen que la seguridad privada de la empresa de combustibles fósiles “secuestró” a los kayakistas antes de que la policía los detuviera.

Traducido por Hexentanzplatz

Nota editorial: ALEC (Consejo Estadounidense de Intercambio Legislativo) es un grupo secreto financiado por multimillonarios de derecha como los hermanos Koch y la familia Scaife, así como una amplia gama de donantes corporativos, redacta una legislación conservadora que ha sido adoptada en todo Estados Unidos, desde las leyes Stand Your Ground hasta las leyes antiinmigración, restricciones a los derechos de voto, y muchas más. Los cargos por felonía enfrentan condenas entre 20 y 25 años.

El Bayou Bridge Pipeline (BBP) es un oleoducto de petróleo de 162.5 millas planificado desde Lake Charles, Louisiana hasta St. James, Louisiana por Bayou Bridge, LLC, una subsidiaria de Energy Transfer Partners. Las comunidades directamente afectadas por el oleoducto han pedido al Cuerpo de Ingenieros del Ejército una Declaración de Impacto Ambiental. El Cuerpo se negó a hacerlo y aprobó el proyecto el 15 de diciembre de 2017.

Original: https://www.commondreams.org/news/2018/08/10/anti-pipeline-kayaktivists-hit-felony-charges-under-louisianas-new-alec-inspired-law

Según los informes, tres kayakivistas que se oponen a la construcción del Oleoducto Bayou Bridge -el extremo de Dakota Access Pipeline del Energy Transfer Partner- son los primeros en ser acusados de delitos bajo una nueva ley de Louisiana que, elaborada por la derecha estadounidense a través del Consejo de Intercambio Legislativo (ALEC), criminaliza las protestas pacíficas de los proyectos de combustibles fósiles.

El colectivo de activistas que lucharon contra el oleoducto -que crearon el campamento de resistencia flotante L’Eau Est La Vie (El agua es la vida)- dijo en Twitter el jueves que tres kayakistas fueron “secuestrados” por la seguridad privada de la compañía de oleoductos mientras navegaban por canales públicos, y luego arrestados por la policía.

“Nuestros protectores del agua no estaban infringiendo ninguna ley, ya que usaban sus kayaks en aguas públicas navegables, un derecho protegido en Louisiana. Además, la seguridad privada corporativa no debería tener el poder de secuestrar y detener personas”, declaró L’Eau Est La Vie Camp en Facebook.

El grupo activista instó a los partidarios y simpatizantes de su causa, a comunicarse con el Departamento del Sheriff de la parroquia St. Martin para “preguntar por qué están permitiendo que los secuaces del ETP nos arrebaten a nuestra gente, y para exigir que dejen de someterse a las órdenes de ETP”, y señaló que a pesar de que los kayaktivistas fueron liberados el jueves por la noche, ahora enfrentan cargos por delitos graves.

De acuerdo con la página de Facebook de la Oficina del Sheriff de St. Martin Parish, que publica informes diarios de arrestos, tres personas fueron arrestadas el jueves y acusadas de hacer una “entrada no autorizada de una infraestructura crítica” y de “resistirse a un oficial”. Uno de ellos también fue acusado de “interferir con una investigación policial”.

Will Parrish dijo que el trío es el primero en enfrentar cargos por delitos graves bajo la nueva ley, que entró en vigencia el 1 de agosto.

Como Parrish y Alleen Brown informaron en marzo, después de que la propuesta se introdujera en la legislatura estatal:

“La ley propuesta parece estar diseñada para intimidar a la gran cantidad de grupos que trabajan para detener la construcción del oleoducto de 163 millas, que atraviesa un humedal sensible donde se cosechan cangrejos de Louisiana. Los grupos -incluyendo Louisiana Bucket Brigade, Bold Louisiana y Atchafalaya Basinkeeper- han trabajado juntos a pesar de sus diversos objetivos que van desde preservar hábitats sensibles y disminuir el impacto del cambio climático hasta defender los derechos de propiedad y proteger a la industria local de la pesca”.

“Creo que la ley demuestra cuán profundamente esta industria tiene a nuestro gobierno estatal por la garganta”, dijo Cherri Foytlin, miembro del Consejo Asesor de Mujeres Indígenas para el campamento anti-Bayou Bridge de L’eau Est La Vie. Así como “que sacrificarían a los ciudadanos del sur de Louisiana, que están tratando de proteger su agua, al criminalizarlos por compañías como Energy Transfer Partners”.

Tras los arrestos del jueves, el cofundador de 350.org, Bill McKibben, expresó su apoyo a las continuas protestas, tuiteando: “esta pelea en Louisiana es crucial”.

L’eau Est La Vie Camp anunció en Facebook que “en los próximos días vamos a compartir videos y testimonios del incidente” y emitió “una convocatoria abierta para que todos los protectores de agua, kayakivistas, marineros radicales y gente corriente se unan” nosotros en primera línea “en la lucha contra el oleoducto del puente Bayou”.